SIMPLEMENTE RAQUEL


"Intento mostrar los valores positivos que tenemos y a veces esos valores se encarnan en personas o personajes precisos de la ciudad y es importante que la gente los conozca".

Entrevistar a Raquel Pastor es como entrevistar a varias personas al mismo tiempo, pues es una persona de múltiples intereses. No es difícil darse cuenta que aunque ella es una profesional en el campo de las comunicaciones y la publicidad, su percepción de las cosas y de la vida misma es la de una artista, pues su interés es no solo sobre los contenidos sino sobre los aspectos formales de cualquier cosa. 

Apasionada e impaciente a veces, sabe expresar con suma claridad sus puntos de vista sobre cualquier tema. El arte en cualquiera de sus formas, la fotografía evidentemente, pero muchos temas ligados a la arquitectura o la pintura le sirven para ilustrar sus opiniones. Ensaya el violín todos los días. Con su sensibilidad, no dudamos que hubiese sido una excelente intérprete en el violín, pero quizás hubiésemos perdido, la excelente comunicadora social que es.

Lo que síes cierto es que su vida, más que como una novela, está organizada como una partitura, donde muchos temas se desarrollan y otros se vuelven a retomar, tejiendo un complejo tejido que son sus múltiples intereses, que son como los temas variados que unidos dan lugar a una obra musical. Ella es de ese tipo de mujeres que pueden lograr un desempeño profesional sin dejar de tener una vida personal equilibrada. Algo poco común. He aprovechado una estadía en Chimbote para entrevistar a Raquel Pastor, un buen ejemplo de la nueva mujer chimbotana y por lo mismo de la nueva mujer peruana. Jorge Smith. 

AGENDA ingresa al quinto año. ¿Pensaba Ud. al hacer el primer número que llegaría a esta fecha? Si. Eso lo tenía muy claro desde el inicio. Al embarcarse en una empresa que invierte tanta energía, como es la de hacer una revista, la idea no solo era de durar, sino de hacer algo que en el tiempo se convierta en algo referencial, que la gente la lea, pero que también sienta reflejadas sus opiniones y los valores que desea para su comunidad. Falta lograr algunos objetivos, pero nuestro compromiso ha sido sostenido en el tiempo, es por eso que en enero ingresamos al quinto año.

Una revista siempre nace con una o varias intenciones precisas. ¿Cree Ud. que estas se han mantenido? ¿Cuales persisten? Era claro para mí, desde el principio, que hacer una revista en una ciudad donde no existía una cultura publicitaria iba a ser, como se dice, trabajar por amor al arte, pues había múltiples experiencias de revistas, que habían aparecido con mucho ruido pero solo tuvieron una existencia pasajera. Lo bueno era que en mi caso, ya tenía una formación relativamente solida ... Tenía por lo mismo herramientas para evaluar si el mercado chimbotano estaba lo suficiente maduro para proponer un tipo de revista que es aquella en la cual se ha ido convirtiendo AGENDA. Vi qué temas podrían pegar, temas que podrían generar aceptación e interés, en una ciudad-laboratorio tan contrastante y cambiante como es Chim bote.

¿Te sirvió tu experiencia fuera de Chimbote? Estudié en Trujillo, una ciudad referente para Chimbote en muchas cosas, sobre todo en lo cultural, pero aún en Trujillo si bien ya había un diario tan consolidado como La Industria, que ya tiene más de 100 años, no tenía una revista como la que yo quería para Chimbote, una ciudad dinámica, que siempre se reinventa como sociedad y los temas debían ser positivos y motivadores, pero bastante actuales y también atractivos para las empresas locales. Me sirvió mucho practicar en medios, tuve buenos maestros, al inicio sentía temores, pero cuando te gusta algo, lo haces con mucho cariño...

¿Qué quería el empresariado chimbotano, sobre todo en los servicios de publicidad? Quería sentirse reflejado en algo de calidad, que tuviese cuidado en el diseño, en la fotografía y todos los detalles del formato, al margen de contenidos actuales y positivos. En eso ya había habido mucha evolución en los nuevos negocios chimbotanos, si uno observaba el diseño y decoración de los nuevos locales, tanto los cafés como los hoteles. Ya no se podía proponer una revista donde el avisaje era simplemente ponerla fachada del local, el logo y lo que se vende en el local. Había que poner una imagen que presente una historia, arte, que sea una pieza visualmente atractiva. Acorde con las últimas tendencias.

Lo bueno es que tienes un ojo de fotógrafa, con exigencias estéticas que van más allá de la simple edición o publicación. Uno no va a un lugar solo a comprar un servicio, quiere sentir una atmósfera y esa atmósfera debe ser transmitida por la foto o imagen que vende una publicidad. Ese es el verdadero marketing. El que recomiendo a todas las empresas.

¿A que criterios responden los contenidos y el formato de la revista? En el campo publicitario, hay que asesorar y dar nuevas y mejores propuestas a cuanto a espacios y tamaños de espacios publicitarios, el fin es lograr que el cliente ofrezca un anuncio de nivel, mejor o igual de cualquier empresa nacional que cuenta con departamentos de publicidad. El balance entre el mensaje y composición publicitaria es muy frágil. Debe sostenerse en si mismo pero no olvides que debe ser atractivo.

En cuanto a los contenidos los criterios son los mismos del inicio aportar con la identidad local. Por eso ponemos siempre entrevistas a personajes chimbotanos, que generan un ascendente positivo en nuestros lectores. Pueden ser chimbotanos que residen fuera, pero tienen el nombre de Chimbote siempre presente. Hay notas sobre logros de niños, jóvenes, adultos, en cualquier campo. No quiero pecar de ser chimbotómana... intento mostrar los valores positivos que tenemos y a veces esos valores se encarnan en persona o personajes precisos de la ciudad y es importante que la gente los conozca. Si hubiera más inversión publicitaria, la revista tendría más páginas y podría tratar muchos más temas que reflejen a Chimbote, pero tampoco quiero saturar.

¿El público objetivo a quien estaba inicialmente dirigida la revista, era el correcto, o la revista tiene ahora otro público? Creo que hemos mantenido el mismo público y este ha evolucionado junto con nosotros. A veces tenemos sorpresas, como en los niños o jóvenes de los colegios, que cuando me ven, se dicen entre ellos, "arréglense vamos a ser famosos, saldremos en AGENDA" (risas). Eso nos enaltece y motiva pues serán nuestros futuros lectores. Las imágenes que transmitimos, los contenidos les gustan. Eso es importante. Si alguna vez tienen una empresa contrataran publicidad con nosotros, eso espero (risas).
Cuando uno tiene el convencimiento, de que ese es el lugar, o la revista donde quiero estar, no te regatea el presupuesto. Sabe que el producto será serio y que llegara a quienes uno desea tocar y hoy las empresas o micro empresas con el afán de superarse, tratan de copar nuevos espacios. Se esfuerzan y deciden invertir en publicidad, siempre en espacios acorde con su rubro y presupuesto requerido. Una revista debe cultivar a su público, no solo entretenerlo.

Nuestro objetivo final sería lograr un público que no solo "vea" o "lea" la revista, sino que la consuma en su totalidad. No buscamos un público adinerado, solo un público educado, civilizado, receptivo, capaz de valorar nuestro trabajo, de querer conocer más sobre lo que informamos.

En provincias hay una actividad editorial impresionante, no solo en cuanto a revistas se refiere sino incluso libros y publicaciones educativas. ¿Cuál es su opinión al respecto? La premisa es: si no te conocen no existes. Pienso sin embargo que hay mucha improvisación, e informalidad en las presentaciones de un producto nuevo. 

A veces se sobrevende cosas que no valen la pena, otras veces no se difunde algo valioso porque se cree que a nadie le va a interesar. Solo se recurre a los profesionales de comunicación, cuando el desgaste de imagen es demasiado grande. Muchas revistas aparecen pero luego desaparecen, por falta de estrategias, por reducir sus costos de publicidad y no lograr cubrir todo lo que conlleva mantener una revista. Las producciones fotográficas son costosas y el trabajo de un diseñador debe ser valorado. Lo ideal es que las empresas o instituciones busquen a los medios de comunicación y no los medios a ellos. Hay que segmentar para ser eficaz. Hacer publicidad es algo más complejo y sofisticado que repartir volantes. 

En mi poca experiencia, nunca dejamos de indagar, no podemos dejar de caminar, a pesar de que las empresas nos llaman; pero igual cada edición, sobre todo en la parte publicitaria es un trabajo desde cero. 

Chimbote se está convirtiendo en un centro de atención en muchos aspectos, con iniciativas novedosas como su orquesta sinfónica infantil juvenil y otras actividades. ¿Cuál sería tu mensaje a la juventud y al empresariado chimbotano, para que ambos sean parte activa de los cambios? A los jóvenes; sean organizados, acostúmbrense a llevar una agenda, los mantiene ocupados y con una idea clara de adonde quieren llegar. De "Una revista debe cultivar a su público, no solo entretenerlo" esa manera yo inicie el proyecto de la revista, dibujando todo en una agenda. A veces mucho tiempo delante de la tv, en juegos de internet, solo te hace perder horas de investigación, de reflexión y de la serenidad para tomar decisiones sobre los proyectos que uno quiere llevar adelante. A los empresarios; primero gracias por elegimos como un medio publicitario y a algunos por haber confiado en nosotros desde el inicio. Luego decirles que gracias a ellos, es que Nuevo Chimbote y Chimbote están surgiendo y encontrando sus objetivos. Por lo general, las autoridades no están a la altura de la creatividad y el empeño de la gente. Una actitud positiva y emprendedora de los empresarios a favor de la cultura, como lo han hecho estos últimos años Siderperu, Hayduk o Tasa apoyando al Centro Cultural Centenario, haría de Chimbote un referente que sería imitado en todo el país. 

Una ciudad con educación y cultura genera hombres sensibles y buenos ciudadanos, cosa que busco con mi trabajo y lo que todos queremos para Chimbote. 

Eres comunicadora, fotógrafa y productora de eventos. ¿AGENDA refleja tus intereses personales? Me falta aprender muchas cosas, todo lo que hago está relacionado y tiene líneas directrices, estudié Ciencias de la Comunicación, pero en la práctica se aprende más que en la misma universidad. El arte en todas sus formas siempre me atrajo y con pocas opciones en Chimbote, el desarrollo de mis intereses en este rubro ha sido casi clandestino. 

A muchos de mis clientes les ha sido difícil aceptar que una campaña publicitaria de alguna manera hay que tratarla como un proyecto artístico. Y para eso necesitan tener un área de marketing, existen muchos profesionales que salen todos los años de las universidades de Chimbote, solo basta buscar a los mejores. 

No se trata solo de presentar un nuevo producto o un nuevo servicio, se trata de que la gente lo desee, que experimente placer al solo recordarlo. Las producciones sobre moda que últimamente estamos realizando, al inicio habrá podido parecer como algo frívolo, pero el medio chimbotano ya estaba preparado, tenemos negocios ligados a la moda que precisaba mejor calidad en fotografías publicitarias, necesitaba modelos y anfitrionas preparadas profesionalmente. Y como revista necesitamos gente preparada para nuestras sesiones fotográficas.

Entrevista publicada en: AGENDA LA REVISTA - EDICIÓN 27