DARÍO NUNJAR MENDOZA



Darío Nunjar Mendoza

"El buen mecánico es honesto, cumplido, ofrece seguridad 
al cliente de que ha hecho un buen trabajo" 

Nació el 11 de julio de 1932 en la ciudad de Piura, llegó a Chimbote en el año 1951 para trabajar, como mecánico, en la factoría del Sr. Ángel Torres, oficio que aprendió en la práctica hasta convertirse un experto. Hoy a sus casi 82 años de edad, viudo, con 4 hijos, 20 nietos y 6 bisnietos. Nos concede hacerle una breve nota, con el fin de sensibilizar a los ciudadanos y comprender que necesitamos reinventarnos, ser mejores, apostar por la moral, la educación, los valores y el respeto entre todos nosotros.
Don Darío, nos cuenta sobre la nostalgia que siente por su Bahía perdida, lugar donde encontraba a sus amigos y donde llegaban muchos turistas, extraña la confianza que tenían las instituciones financieras a los hombres de honor de esa época, quienes nunca fueron evaluados como ahora para ver si son dignos de crédito, ahora las personas que piden préstamo son analizados para verificar la honestidad en sus pagos. Extraña ver la educación y la decencia en las damas y en los varones, por. Ejm. a la hora de convertirse en novios, antes el hombre no podía sacar a su futura esposa de la casa de sus padres, sin antes haber conseguido un trabajo y una casa, el plazo era de 2 años. Extraña a sus buenos amigos, Alfas Beltrán, Percovich, Clemente Torres, hermanos Salgada, Murakami y a muchos de esas buenas épocas.

Don Darío suele pasear o ir a su taller mecánico en su Ford Faidane del 50. Un carro verde con blanco, que deja a muchos encantados, cuando lo vemos pasar. Este modelo fue inalcanzable para muchos en los años 50, por ser un auto de lujo. Y hace 18 años, Don Darío tuvo la fortuna de encontrar el mismo modelo, el que soñó tener algún día, absolutamente desarmado y abandonado en un taller mecánico, él, quien conocía sobre la fuerza del Ford Fairlane, lo compra para devolverle la vida, la belleza y lujo innato de este clásico; dicho trabajo de reconstrucción le duró 6 largos años. Este es un buen ejemplo que todo en la vida es posible, tarde o temprano uno puede lograr tener lo que se propone, con ingenio, trabajo y mucha paciencia.

Chimbote, es la ciudad que eligió para quedarse. porque siempre conoció gente buena, honesta, educada, de familia. El espera, que los jóvenes sepan estudiar y trabajar al mismo tiempo, porque el trabajo tonifica, te da salud, agiliza la mente. Darío se sorprende de los jóvenes que buscan trabajo, exigen el sueldo, pero no saben desempeñarse. Darío recomienda a todos los estudiantes, buscar prácticas pre profesionales desde el primer día que ingresan a estudiar alguna carrera.

Cuando le preguntamos sobre cuál es la ética que debe tener un buen mecánico el, responde: "el buen mecánico es honesto, cumplido, ofrece seguridad al cliente de que ha hecho un buen trabajo". Finalmente, Darío es consiente que los jóvenes no van a comprender estos mensajes, porque han crecido en una realidad diferente, "peligrosa", por tal motivo, su mensaje es para los gobernantes, padres de familia y para todos aquellos que tienen el poder de apoyar la mejora o recuperación de una sociedad segura, educada y respetuosa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario